Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realiza y para ajustar la publicidad a sus gustos y preferencias. Pulse el botón "Aceptar todas" para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Para administrar o deshabilitar estas cookies haga click en "Configuración". Puede obtener más información en nuestra política de cookies.
Modificar cookies
Técnicas y funcionales Siempre activas
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Analíticas y personalización
Permiten realizar el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de este sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de la web para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio. Permiten guardar la información de preferencia del usuario para mejorar la calidad de nuestros servicios y para ofrecer una mejor experiencia a través de productos recomendados.
Marketing y publicidad
Estas cookies son utilizadas para almacenar información sobre las preferencias y elecciones personales del usuario a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.

EL MOHO Y SUS AFECTACIONES SOBRE LA SALUD DE LOS AMBIENTES INTERIORES

Recientemente ha salido a la luz una noticia proveniente de Gran Bretaña que pone en evidencia la importancia de cuidar la calidad del aire que respiramos en los interiores que habitamos. El hecho, sucedido en la localidad inglesa de Rochdale, en las afueras de Mánchester, es especialmente dramático ya que implica la muerte de un niño de 2 años a causa de haber respirado durante toda su corta vida las esporas de la colonia de moho que se había esparcido por todos los rincones de su hogar. En el caso se mezclan factores como la pobreza energética y la falta de una vivienda digna para la parte más desfavorecida de la población, pero también la falta de conocimiento de cómo deben solucionarse este tipo de problemas. La recomendación que se le hizo a la familia fue que pintaran sobre las superficies afectadas, una solución errónea que tan sólo hizo que tapar un problema que siguió existiendo bajo la nueva capa de pintura.
 
En un caso grave como el de la noticia lo primero que se debería hacer es confinar las zonas afectadas y proceder a extraer el aire para eliminar las esporas presentes y evitar que se esparzan. Posteriormente se debería proceder a una limpieza intensa de las superficies y la retirada de los elementos que no se puedan limpiar totalmente.

Para la limpieza de moho se recomienda utilizar paños de microfibras con peróxido de hidrógeno, evitando el uso de lejía, que sólo agravaría la situación.
 
Las diferentes afecciones que pueden provocar respirar las esporas producidas por el moho son reacciones alérgicas, como la
rinitis alérgica, estornudos, goteo nasal, ojos rojos y erupción cutánea. Estas afecciones pueden llegar a complicarse si la exposición se prolonga en el tiempo como fue el caso de la noticia comentada.
 
A parte de sanear el espacio afectado, lo más importante en estos casos es la identificación y corrección de las causas de la
proliferación del moho. Habitualmente su origen se basa en un exceso de humedad en el ambiente interior combinado con la falta de ventilación, algo frecuente en viviendas pequeñas con un número elevado de personas conviviendo con ellas.
 
Desde la posición del usuario podemos evitar estos problemas ventilando correctamente nuestras viviendas y manteniendo la humedad relativa de nuestros interiores siempre por debajo del 70%.
 
Desde la posición del arquitecto también podemos contribuir a evitar la aparición de hongos en las superficies interiores, mediante el diseño de espacios que favorezcan la ventilación natural, una buena elección de materiales de acabado escogiendo los que tengan un buen comportamiento higroscópico y evitando la aparición de puentes térmicos.
 
En definitiva con una buena gestión de la ventilación, la humedad relativa y la elección de materiales que permitan una regulación natural de la humedad podemos evitar en gran medida la aparición de colonias moho en nuestros interiores.