Pavimentos y revestimientos flexibles y continuos

Baño

Los pavimentos y revestimientos flexibles más comunes se fabrican a base de PVC, de linóleo o de caucho (goma). Se presentan tanto en rollo como en losetas. Son materiales ligeros, tienen una instalación muy parecida, y se utilizan frecuentemente en zonas de tráfico intenso.

Los pavimentos y revestimientos continuos son resinas de epoxy, de poliuretano, o una mezcla de los dos. Se aplican en estado líquido y se solidifican durante el proceso de secado, generando una capa de pavimento liso, sin juntas. Este tipo de pavimento es autonivelante, impermeable y muy resistente a la abrasión. 

Tradicionalmente, este tipo de pavimento se asociaba a las grandes naves industriales, pero a día de hoy su uso se ha extendido a diversos tipos de edificios.